31 octubre 2015

¿QUÉ FUE PRIMERO: VILLA POSSE O LA ESTACIÓN?



(Última nota)


Con el documento que a continuación analizamos, queda definitivamente despejada cualquier tipo de duda acerca de cuándo fue fundada Villa Posse de Merlo y del papel que tuvo la estación Mariano Acosta en el proyecto fundador. Se trata de la carta enviada el 15 de septiembre de 1909 por Juan Posse –en representación de la Compañía General de Tabacos, en su carácter de Presidente- al ministro de Obras Públicas de la Nación, Exequiel Ramos Mejía. De esta manera, la Compañía comienza a dar cumplimiento al convenio celebrado con Ferrocarril del Sud, a través del cual se comprometía a tramitar el traslado de la estación ferroviaria (ver “Milenio Cooperativo”, septiembre de 2015, p. 18).

En los primeros párrafos de la misiva, Juan Posse informa que la Compañía compró un campo de 760 hectáreas a la altura del kilómetro 40 del ramal Merlo-Lobos. Y a renglón seguido explica:

La Compañía en el deseo de dar mayor impulso a las operaciones que realiza, se propone dividirlo (al campo) y regalar 15.000 lotes de 260 metros cuadrados más o menos en el término de un año a los primeros quince mil poseedores de 500 etiquetas de la nueva marca de cigarrillos “Mitre” de 0, 20 y 0, 30 ctvs. que la Compañía se propone acreditar en esa forma a la vez novedosa y útil. 

El texto es muy  claro y contundente. Juan Posse les expresa a las autoridades nacionales que la Compañía “se propone dividir” el campo de 760 hectáreas que Rodolfo Posse había comprado el 16 de agosto como publicamos en notas anteriores. Por lo tanto, el 15 de septiembre de 1909 todavía no estaba fundada Villa Posse, ni siquiera se había confeccionado el primer plano.

El proyecto fundador de Villa Posse es expuesto minuciosamente por el Directorio de la Compañía en un prospecto adjunto a la carta que estamos analizando. De todos modos, Juan Posse señala que la empresa tabaquera “se propone fundar un Pueblo” moderno, con 60 casas, “instalando usina de luz eléctrica para la iluminación de la futura población, de tranvía eléctrico, etc., etc. (sic)”. Más allá de la exageración, que luego amplificará una fenomenal campaña publicitaria en la prensa porteña, el propio Presidente de la Compañía, el 15 de septiembre de 1909 se refiere a “la futura población”, lo que ratifica que Villa Posse continuaba en carpeta. Negar esta evidencia implica cometer un grave error que nos aleja de la verdad histórica. No es nuestro caso, por cierto.

Recapitulemos. El 15 de septiembre de 1909 aún Villa Posse era una promesa y la estación permanecía en el kilómetro 34,800. Juan Posse intenta persuadir a las autoridades nacionales de la conveniencia del traslado de la estación. Porque sin estación resultará imposible la fundación del pueblo: Si los adjudicatarios de los lotes que regala la Compañía no cuentan con una Estación que les permita viajar con relativa comodidad, se harán propietarios, pero no se moverán de la Capital.

Es decir, que la estación se convierte en el hecho fundacional por antonomasia. Ella es la clave de que prospere o fracase el proyecto fundador. Ella traerá a los pobladores de la futura Villa Posse. En síntesis, dentro de la lógica fundacional de la Compañía, sin estación no habrá pueblo, porque “los adjudicatarios de lotes no se moverán de la Capital”. Esto sucedió con cientos de pueblos que nacieron por el ferrocarril. El nuestro no ha sido una excepción.

El gobierno nacional aprobó el traslado de la estación el 9 de diciembre de 1909 con un decreto del presidente, Dr. José Figueroa Alcorta. Para esa fecha la Compañía acababa de tomar posesión del campo que siguió siendo campo hasta comienzos del año siguiente cuando un puñado de obreros inició la apertura de algunas calles. Por su parte, la estación y las primeras casas de la Compañía comenzaron a construirse en el segundo semestre de 1910 (a partir del 7 de agosto empezaron a darles la posesión a los primeros 1000 propietarios de lotes). Por tanto, la gente vino a establecerse con la estación y no al revés como infundadamente afirman algunos con más imaginación que pruebas. 

La carta que analizamos en esta nota es el único documento firmado por Juan Posse que hemos encontrado y está relacionado específicamente con el traslado de la estación Mariano Acosta, pero en él también se anuncia someramente la futura fundación del pueblo, ya que los detalles de la misma figuran en un prospecto adjunto avalado por el pleno del Directorio de la Compañía General de Tabacos. La misiva con el prospecto fundacional se encuentra en el Museo Nacional Ferroviario, Archivo de la Dirección General de Ferrocarriles, caja 1, exp. 8008, letra F, año 1909. Como ya lo hemos demostrado con suficiente documentación probatoria, todo lo concerniente a la fundación real del pueblo -que se concretó en 1910- fue llevado a la práctica por el apoderado especial de la villa, Don Rodolfo Posse, el fundador olvidado.


Dr. Horacio E. POGGI – Centro de Estudios Históricos “Mariano Acosta”